Ortodoncia invisible en niños y adolescentes

El uso de ortodoncia invisible en niños y adolescentes supone un avance significativo con respecto a la aparatología tradicional. Este tipo de ortodoncia nos permite tratar al paciente infantil en etapa de recambio de piezas dentarias y desarrollo facial. Se puede realizar ortopedia y ortodoncia con un único dispositivo, que, además, es transparente y removible. Esto supone tratamientos más sencillos y efectivos, en menor tiempo y mucho más cómodos y estéticos para el paciente. También podrá evitar posibles extracciones dentarias en el futuro y crea mejores condiciones para los dientes que van a salir. En el caso de los adolescentes, es un sistema que se adapta perfectamente a su estilo de vida.

¿Qué es la ortodoncia invisible para niños?

La ortodoncia invisible infantil es un tratamiento con alineadores transparentes removibles diseñado para niños de entre seis y diez años. Estos pacientes se encuentran en un período de recambio de la dentición, es decir, en su boca tienen tanto dientes definitivos como dientes temporales. Además, están en una etapa de desarrollo cráneo mandibular. Este dispositivo nos permite adaptarnos a estas circunstancias. Por un lado, incluye compensadores y pestañas de erupción para posibilitar el recambio natural de los dientes y, por otro lado, permite la remodelación ósea.

¿Qué es la ortodoncia invisible para adolescentes?

La ortodoncia invisible juvenil está orientada a pacientes entre 11 y 18 años. Además de las características comentadas anteriormente, una de sus principales ventajas en la adolescencia es la estética y comodidad. En este periodo de la vida de los pacientes, la estética cobra especial relevancia. El sistema ofrece un diseño de alineadores transparentes prácticamente invisible.

¿Cómo funciona Invisalign?

El paciente acude a la clínica a una primera visita en la que se realiza el diagnóstico. En esta consulta se evalúan las necesidades del niño o adolescente y el abordaje del caso y plan de tratamiento.

A continuación, se toman los registros necesarios para iniciar el estudio del caso: escaneado 3D de la boca, fotografías y radiografía.

En la siguiente visita, se explica detalladamente el plan de tratamiento (duración, visitas…) y los pormenores del caso. Se entregan también los primeros alienadores y se instruye al paciente en ponerlos y quitarlos y cómo mantenerlos limpios.

El paciente va cambiando sus alineadores en casa siguiendo el calendario y acude a visitas de revisión cada 6-8 semanas.

Los alineadores se llevan 22 horas al día y solo se quitan para comer y cepillar los dientes. En algunos casos, los niños pueden incluso comer con ellos.

Es un sistema muy cómodo, rápido y sencillo.

Ventajas de tratar al paciente pediátrico con Invisalign

  • Comodidad para el paciente: al tratarse de alineadores, evitamos las molestias ocasionadas por la aparatología tradicional con brakets. Nos olvidamos de heridas o úlceras y, además, ante posibles golpes fortuitos o caídas que pueden sufrir los niños, evitamos las heridas que causaría la ortodoncia tradicional.
  • Comodidad para los padres: pocas citas, espaciadas en el tiempo y con cierta flexibilidad. Este dispositivo evita también las visitas de urgencia ya que, al ser férulas transparentes, no hay posibilidad de que se descementen brakets, les pinche el alambre…
  • Permite tratar todo tipo de maloclusiones y el control de movimiento de dientes es mucho más preciso.
  • Posibilita una higiene oral óptima. El paciente puede cepillarse como siempre retirando los alineadores. Además, no tiene una aparatología fija que favorezca la acumulación de placa bacteriana.
  • Los tiempos de tratamiento se acortan. En la ortodoncia tradicional había que realizar un proceso de ortopedia previo para la remodelación ósea y esperar a que erupcionara toda la dentición definitiva para posicionar los dientes con ortodoncia. Con la ortodoncia invisible, con una coordinación adecuada, se realizan ambas fases a la vez y en menos tiempo que la aparatología de brakets.
  • Mayor estética. Los alineadores pasan prácticamente desapercibidos.

Todo ello hace de la ortodoncia invisible el tratamiento ideal para corregir la oclusión y posición de los dientes de los niños y adolescentes. Es importante que se realice un diagnóstico apropiado y se tengan en cuenta los patrones de desarrollo musculoesquelético del paciente pediátrico que se pueden solventar fácilmente en esta etapa y que determinarán el desarrollo facial del paciente a largo plazo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.